Connect with us

Autos

Convierten uno de los juguetes a radiocontrol más populares de los 80 en un vehículo eléctrico de tamaño real que podrás comprar

Si fuiste un niño en la década de 1980, es posible que te suenen nombres como Wild One, Hornet, Lunchbox, Sand Scorcher y Avante, coches a radiocontrol de escala 1/10 fabricados por la marca japonesa Tamiya a finales del siglo pasado.

Tamiya lanzó el Wild One en 1985. El buggy a radiocontrol que debías armar tú mismo se convirtió en un modelo tan icónico para la marca que incluso tuvo un relanzamiento en 2012, en aquella ocasión también como un juguete.

Ahora The Little Car Company, una compañía británica conocida por fabricar réplicas reducidas de coches clásicos (como el Bugatty Baby II de 35.000 dólares), se ha asociado con Tamiya para hacer lo contrario: un verdadero buggy todoterreno agrandado hasta una escala 8/10. Y sí, también podrás comprarlo, montarlo tú mismo y hasta pegarle las calcomanías.

El nuevo Wild One MAX es un vehículo eléctrico de tracción trasera que mide 3,5 metros de largo por 1,8 de ancho. Con un chasis de malla espacial, neumáticos de 15 pulgadas y muelles de suspensión en las cuatro ruedas, el buggy inclina la balanza hasta los 250 kg. Viene con frenos de disco hidráulicos con frenado regenerativo, volante de carreras, indicadores digitales, cinturón de seguridad de tres puntos y múltiples modos de conducción.

Advertisement
Click to comment
Advertisement

Facebook

Tendencia