Connect with us

Tenis

El estadio Forest Hills alberga la eliminatoria de la Copa Davis por primera vez desde 1959

Ha pasado una semana desde que el Abierto de Estados Unidos electrificó al mundo del tenis con su encantadora imprevisibilidad y su rejuvenecida base de fans. Pero desconocido para muchos, el tenis de alto nivel permaneció en la ciudad de Nueva York cuando la Copa Davis hizo un regreso silencioso e inusual al West Side Tennis Club.

Menos de 200 afortunados fanáticos, todos miembros del venerable club, salieron el sábado en el estadio Forest Hills de casi un siglo de antigüedad y 14,000 asientos en Queens para presenciar la primera eliminatoria de la Copa Davis en el lugar desde 1959.

Pero el equipo de EE. UU. No se encontraba por ninguna parte.

En cambio, Sudáfrica recibió a Venezuela, dos equipos en busca de un hogar. Lo encontraron, escondido en el frondoso vecindario de Forest Hills, una vez sede de los campeonatos de EE. UU. (Más tarde, el Abierto de EE. UU.), Hasta que el evento se trasladó tres millas por Grand Central Parkway hasta Flushing en 1978.

Diez días antes, Lloyd Harris estaba allí, jugando frente a 20.000 fanáticos en el US Open. El sábado fue completamente diferente. Sí, tuvo algo de la pompa y la circunstancia de la Copa Davis: hubo una ceremonia de apertura con presentaciones de jugadores, banderas y los himnos nacionales de ambos países, y uniformes de los equipos.

Pero la atmósfera estridente y ruidosa que a veces se asocia con muchas eliminatorias de la Copa Davis, especialmente en Sudamérica, estuvo decididamente ausente, al menos en el partido inaugural.

«Es una situación única, jugar un empate entre Sudáfrica y Venezuela en Nueva York», dijo Harris. “Pero es muy bueno. Me funcionó bien ya que he estado aquí todo el tiempo. No fue muy difícil viajar cuatro cuadras «.

Si la idea de que dos países de diferentes continentes jugaran una eliminatoria de la Copa Davis en el hogar ancestral del tenis estadounidense parecía un desajuste, también lo fue el primer encuentro de Harris en la cancha. No tuvo problemas para despachar a Brandon Pérez, el jugador número 2 de Venezuela, 6-0, 6-0, en el primer partido del evento de dos días (el juego se reanuda el domingo).

Pérez ocupa el puesto 1596 en el mundo y juega para la Universidad de Nebraska. Hace semanas sabía que se enfrentaría a Harris en la Copa Davis. Como muchos fanáticos del tenis, vio cómo Harris ardía durante la temporada de verano, obteniendo grandes victorias en una carrera que incluyó vencer a Rafael Nadal en Washington antes de llegar a los ocho finalistas en Flushing.

Luego, después de que Harris perdió ante el finalista Alexander Zverev, se mudó de un Hotel Intercontinental en el lado este de Manhattan, uno de los principales hoteles para jugadores del US Open, a uno en el lado Oeste, donde tenía su sede el equipo sudafricano. Pasó los últimos 10 días recuperándose, practicando y haciendo turismo con su novia. Alquilaron bicicletas, cruzaron el puente de Brooklyn y pedalearon por todo el centro hasta Central Park.

Harris, que es de Ciudad del Cabo, ha estado en Nueva York durante un mes, el tiempo suficiente para sentirse como un local.

“Aprendí que tienes que moverte rápido y beber mucho café”, dijo, “y cuidado con los ciclistas que pasan corriendo a 200 kilómetros por hora. Casi me atropellan ciclistas unas 10 veces ”.

En condiciones normales, Harris podría haber regresado a Sudáfrica inmediatamente después del US Open. Pero Sudáfrica tiene una alta tasa de infecciones por coronavirus, lo que dificulta las restricciones de viaje para los visitantes y residentes que viajan de un lado a otro. (Otro empate también se llevó a cabo en suelo neutral de Estados Unidos el viernes y el sábado cuando Nueva Zelanda jugó contra Corea del Sur en el Salón de la Fama del Tenis en Newport, RI).

Venezuela, por su parte, no ha podido albergar partidos de Copa Davis desde 2016 cuando la Federación Internacional de Tenis declaró que no era seguro viajar debido a la situación política y económica.

“Todavía estoy esperando la oportunidad de jugar en casa frente a todos mis amigos y familiares”, dijo Pérez. «Hasta entonces, tengo a mis padres aquí y a mi novia».

En el segundo partido individual el sábado, Philip Henning de Sudáfrica venció al venezolano Ricardo Rodríguez, 6-4, 6-4, mientras la pequeña audiencia cobraba vida en un día soleado y ventoso que hizo que al menos un seguidor de Sudáfrica se sintiera bien. en casa.

«Ha servido un día perfecto en Sudáfrica», dijo Gavin Crookes, presidente de Tennis South Africa.

Venezuela iba a ser el anfitrión nominal, pero permitió que Sudáfrica asumiera el papel y pusiera en juego al West Side Tennis Club. Jason Weir-Smith, ex jugador universitario y profesional de Johannesburgo, es el director de tenis del club. Tennis South Africa se acercó a él y el club estaba ansioso por ser el anfitrión.

“Fue hace 60 años que el club celebró por última vez un evento de Copa Davis”, dijo Weir-Smith. «Para nosotros era importante volver al mapa».

También fue el primer partido de Copa Davis en Nueva York desde 1981, cuando Estados Unidos, con John McEnroe y Jimmy Connors, se enfrentó a Ivan Lendl y Checoslovaquia en Flushing.

Las entradas para este evento no estaban disponibles para el público porque, según Weir-Smith, el costo de los permisos, el seguro y el personal era prohibitivo para Tennis South Africa, que habría sido responsable de los costos como país anfitrión. En cambio, solo se permitió la entrada a 200 miembros del club, que es más de lo que a veces está disponible para eventos de retadores y partidos universitarios.

La eliminatoria se lleva a cabo en una cancha dura azul que fue renovada en julio específicamente para la eliminatoria de la Copa Davis.

Monika Jain, la presidenta del club West Side, fue una de las espectadoras presentes el sábado. Ella miró desde bancos de metal después de jugar una ronda de tenis en una de las muchas canchas de césped, arcilla y dura del club.

“Es muy emocionante para nosotros poder tener este evento aquí”, dijo Jain. «Con nuestra proximidad al US Open, creemos que podemos hacer más de esto en el futuro».

El West Side Tennis Club, con su icónica casa club Tudor, fue sede de los campeonatos de EE. UU. De 1915 a 1977 y vio a algunos de los mejores jugadores del deporte, incluidos Bill Tilden, Arthur Ashe, Jimmy Connors, Althea Gibson, Billie Jean King y Chris Evert. ganar títulos.

Representa una era diferente en el tenis profesional, cuando el juego estaba dominado por las élites internacionales. Este fin de semana, sin embargo, sirvió como un lugar de aterrizaje temporal para algunos de los vagabundos temporales del tenis.

“Nos encantaría jugar frente a nuestra gente, pero desafortunadamente no hemos tenido esa oportunidad en los últimos años”, dijo Rodríguez. “Por otro lado, tocar en un lugar tan histórico es muy especial para mí. Sientes la historia y los grandes momentos que sucedieron aquí. Ser una pequeña parte de la nueva historia me enorgullece ”.

Advertisement
Click to comment
Advertisement

Facebook

Tendencia