Connect with us

Movil

El Realme 5G ofrece pantalla FHD+ a 90Hz, batería de 5000 mAh y unas cámaras competentes por solo 179 euros

A veces la mejor tarjeta de presentación son un par de especificaciones técnicas y el precio. El Realme 5G es justo ese caso. Es un móvil Android realmente sencillo y barato pero sólido y con algunas prestaciones que no son habituales en este rango de precios.

Comencemos desglosando el precio. El Realme 5G se comercializa en Europa en dos versiones. La primera tiene 4GB de RAM, y 64 de ROM, y cuesta 199 euros, pero estará rebajado a 179 euros entre el 18 y el 20 de mayo para celebrar su lanzamiento. La segunda versión viene con 6GB de RAM y 128GB de ROM, y cuesta 249 euros. De nuevo tiene una oferta de lanzamiento del 18 al 20 de mayo que lo deja en 229.


¿Qué es lo que obtenemos a cambio de este precio tan jugoso? Pues un móvil bastante fino y ligero (8,5 mm de grosor y 185G de peso) con pantalla de 6,5 pulgadas 2400 x 1080 a 90Hz (180Hz de soporte táctil). Bajo él encontramos un procesador Mediatek Dimensity 700 5G que aúna dos núcleos ARM Cortex A76 a 2,2GHz con 6 ARM Cortex A55 a 2Ghz. Se trata de un chip de gama media equivalente en muchos aspectos al Snapdragon 730G. De hecho es un chip más moderno que el modelo de Qualcomm. Su GPU Mali G57 es algo más rápida y también cuenta con un ancho de banda mayor en memoria.

¿El problema de este tipo de chips? El de siempre, que los desarrolladores de videojuegos Android suelen optimizar sus títulos usando chips Qualcomm, no Mediatek, pero eso no quiere decir que sea un mal procesador. De hecho Mediatek está haciendo chips cada vez mejores. En nuestra pruebas hemos podido jugar a juegos gráficamente tragones como Mortal Kombat, War Turtle 2 o PUBG Mobile sin problemas (con la configuración gráfica media). Si vas a destinar el Realme 5G a juego casual y a estar conectado a Internet no vas a tener ningún problema.

En cuanto a la memoria para almacenamiento, el Realme 5G tiene ranura para tarjetas MicroSD de hasta 1TB, así que aumentar el espacio es cosa de dejarse unos pocos euros. El sistema de almacenamiento de archivos es UFS 2.1 y la memoria LPDDR4x, pero ambos estándares son lo normal. A este precio no se puede pedir más.

Físicamente el Realme 5G es discreto, pero bonito, con un grupo de cámaras cuadrado y trasera de plástico con un acabado metálico un poco propenso de más a las marcas de dedos. El dispositivo no tiene el sensor de huellas bajo la pantalla, sino en el botón de encendido del lateral. Se puede usar con el dedo pulgar si eres diestro, o el índice si eres zurdo, y desbloquea con rapidez, aunque su superficie es demasiado pequeña como para resultar cómodo. Solo hay un altavoz en el Realme 5G (en la parte de abajo, junto al puerto de carga), pero suena razonablemente bien con solo una cierta tendencia a abusar de los matices metálicos.

El puerto de carga es USB-C, y admite carga rápida de hasta 18W. No está mal pero es poco para una batería tan grande. La batería del teléfono es uno de sus puntos fuertes. Sus 5.000 mAh rinden 21 horas de vídeo ininterrumpido o 153 de música según el fabricante. En mis pruebas ha aguantado dos días largos con un uso normal como teléfono principal.

Advertisement
Click to comment
Advertisement

Facebook

Tendencia