Connect with us

Beisbol

En 2021, la Línea Mendoza no da tanto miedo

Incluso los fanáticos del béisbol que no están interesados ​​en las estadísticas están familiarizados con el promedio de bateo. Si comienza con un 4, eso es históricamente bueno. Comenzar con un 3 está bien, un 2 está bien, y si comienza con un 1… bueno, incluso un aficionado casual sabe que es hora de enviar a ese jugador a las menores.

Pero esta temporada, a medida que el promedio de bateo colectivo del béisbol se ha hundido a .243, el temido «1» aparece cada vez más. Los bateadores, envalentonados por equipos que priorizan el poder sobre la consistencia, hacen cada vez más swing por las vallas, y con eso sus promedios se han desplomado. Muchos incluso se han hundido por debajo de .200, un umbral conocido como la Línea Mendoza, que recibió su nombre de Mario Mendoza, un infielder de golpes ligeros en la década de 1970.

A lo largo de los juegos del jueves, 20 jugadores con al menos 200 apariciones en el plato, lo suficiente para ser considerado algo regular, estaban bateando por debajo de .200. Al final de la temporada, podrían unirse varios más que estén cerca de esos umbrales en promedio de bateo o apariciones en el plato.

En la última temporada completa, 2019, solo hubo 15 de esos jugadores. Más atrás, era difícil mantener un lugar en la lista con un promedio tan bajo. Hace veinte años, en 2001, solo había cinco bateadores sub-.200, y hace 50 años, en 1971, había seis.

Un jugador que bate por debajo de .200 puede mantener su puesto por una variedad de razones. Quizás el entrenador espera que el jugador mejore. Tal vez sea un joven que necesita turnos al bate. O tal vez las opciones detrás de él sean aún peores.

Pero algunos de esos bateadores de la Línea Mendoza están aportando valor real a sus equipos. Eso es porque, por supuesto, el promedio de bateo no cuenta toda la historia.

Tomemos a Paul DeJong de los St. Louis Cardinals, quien está bateando .196 en 370 apariciones en el plato. Juega bastante bien como campocorto, una posición defensiva clave y tiene 17 jonrones. Baseball Reference lo acredita con 1.3 WAR, el mejor total entre nuestros bateadores sub-.200.

Ryan Jeffers de los Mellizos de Minnesota también hace todo lo posible. A pesar de batear .199, tiene 13 jonrones en 277 apariciones en el plato y juega la valiosa posición de receptor. Su porcentaje de embase más slugging de .673 no es el calibre All-Star de ninguna manera, pero encabeza el grupo sub-.200.

Eugenio Suárez de los Rojos está bateando .183, pero ha sido enviado al plato 535 veces, la mayor cantidad de cualquier jugador en el grupo. Se ha mantenido en la alineación al conectar 27 jonrones, que representan el 31.4 por ciento de sus 86 hits.

Desafortunadamente, algunos bateadores que están bateando por debajo de .200 no tienen mucho más que mostrar en sus temporadas. Simplemente no pueden batear. En la parte inferior de la tabla está Michael Pérez de los Piratas, quien está bateando .141, la marca más baja en una temporada en este siglo para un jugador con 200 o más apariciones en el plato. Pérez debe ser un receptor muy bueno para aguantar esa ineficacia como bateador.

El jardinero Jackie Bradley Jr. de los Cerveceros está bateando para .163, sin mucho poder y con pocas bases por bolas. Eso le da un OPS de solo .501. Eso sería aún peor si no hubiera mostrado una habilidad especial para ser golpeado por lanzamientos, 10 veces esta temporada. Es excelente a la defensiva y puede jugar en todas las posiciones de los jardines, sin embargo, es por eso que ha seguido obteniendo turnos al bate.

Por WAR, los jugadores más débiles son Suárez y Jarred Kelenic, un jardinero de 21 años de los Marineros. Entre los mejores prospectos del juego de cara a esta temporada, Kelenic tiene 13 jonrones, pero su OPS de .602 no es excelente y sus números defensivos son bastante pobres.

Si bien ninguno de los jugadores sub-.200 es un activo de grado A esta temporada, algunos jugadores que están coqueteando con la Línea Mendoza son en realidad bastante valiosos.

Joey Gallo, quien fue cambiado de los Rangers a los Yankees este año, está bateando .204, pero sería bienvenido en casi cualquier equipo en el béisbol. Aunque lidera las mayores en ponches, también lidera la Liga Americana en bases por bolas, con 109. Suma 38 jonrones y Gallo tiene un OPS de .837 para complementar su defensiva de primera, que suma 4.8 WAR. Seguro que a los Yankees les encantaría que Gallo pudiera batear .300, o incluso .250, pero su paquete de habilidades lo convierte en un activo real a pesar del promedio de bateo.

Ha-Seong Kim de los Padres está bateando .206, pero juega en el cuadro medio tan sólido que su WAR es un 2.0 respetable.

Y qué hay de Mario Mendoza, el jugador cuyo nombre durante décadas se ha relacionado con la mediocridad. ¿Fue injustamente difamado por un enfoque miope en el promedio de bateo? ¿Tenía habilidades ocultas que ayudaron a su equipo?

Bueno, no en el plato. Mendoza jugó parte de nueve temporadas con los Piratas, Marineros y Rangers de 1974 a 1982. Si bien el promedio de su carrera fue de .215, tuvo cinco temporadas en las que su promedio cayó por debajo de la temida línea que lleva su nombre.

Aportó poco más al plato a la ofensiva: su mejor temporada de porcentaje de embase fue de .286, y su porcentaje de slugging fue solo de .300 una vez. Jugó con regularidad en sólo dos temporadas, 1979 y 1980, con un mal equipo de los Marineros; su mejor total de boletos en esos años fue de 16, y su mejor total de jonrones fue de dos.

Pero jugó como campocorto, una posición difícil de cubrir, y disfrutó de una buena reputación defensiva, incluido el apodo del Hombre de las Manos de Seda. Y después de que terminó su carrera en las Grandes Ligas, regresó a México, donde tuvo una larga trayectoria como jugador-gerente en las Ligas Mexicanas.

En 2000, fue incluido en el Salón de la Fama de la Liga Mexicana. Su promedio de por vida fue de .239.

Advertisement
Click to comment
Advertisement

Facebook

Tendencia